La capacitación en corrección de textos

Por Milagros Schroder*

En el 5.º Congreso Internacional de Correctores de Textos en Español, llevado a cabo en 2018, la Dra. Alicia Zorrilla inauguró las jornadas hablando de la importancia de la capacitación de los profesionales que se ocupan de la corrección de textos. Esto, más allá de la sintaxis y la normativa, insiste en un modelo de profesional capacitado y competente para poder mediar entre el autor, su obra y un lector real que busca en los textos informarse, entretenerse, capacitarse…

Es fundamental entender que la capacitación no es un capricho y que la profesión de los correctores y las correctoras es clave para la interpretación de los textos y que, en esas capacitaciones, se juega la calidad de los trabajos que corregimos.

Hoy en Argentina existen diversas opciones para poder estudiar la carrera de Corrector de textos: desde cursos hasta carreras terciarias. El contenido promueve el conocimiento en diferentes materias relacionadas a las dimensiones de los textos (desde la ortografía hasta la semántica), pero sobre todo resuelve un espacio de reflexión continuo sobre los textos, su contenido, su destino, los lectores y el rol activo de los correctores mediando con sugerencias en cómo acompañar al autor para obtener la mejor versión de su obra.

La clave está en el lugar que ocupa el corrector o la correctora en el vínculo con el autor, sabiendo que el corrector no escribe, corrige (más allá de que pueda sugerir algunas alternativas, el corrector nunca es el autor y esa distancia en los roles es importante en la cadena que busca la máxima calidad de la obra). En ese vínculo, la fortaleza de los profesionales será no solo la vasta experiencia, sino además la continua capacitación que les permita tener herramientas actualizadas.

Por todo esto, la capacitación es la formación inicial, pero también lo son los cursos de actualización, la participación en congresos y jornadas profesionales y la integración a asociaciones profesionales, como PLECA, que promueve un espacio de impulso hacia el reconocimiento del trabajo del corrector como profesional inexorable en la vida de un texto. 

*La autora es Correctora de textos, recibida en Instituto Superior Eduardo Mallea, y vocal suplente de PLECA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *